ACERO Y VAPOR

 

PORTAAVIONES Y PORTAAERONAVES

DEL AUDACITY AL PRÍNCIPE DE ASTURIAS. 1940-2000

 

Además de los grandes portaaviones de escuadra, desde 1945 hasta finales del siglo XX exclusivos de la armada norteamericana, se han construido naves más pequeñas para diversas funciones donde se combinan los helicópteros con los nuevos aviones VSTOL. La filosofía que inspira estas naves es clara: llevar el poder aéreo aún en un medio limitado. Sus antecedentes directos son los portaaviones de escolta y portaaviones ligeros construidos por EEUU y Gran Bretaña en la II GM para proporcionar escolta aérea a los convoyes de suministros. Estas naves fueron las que consiguieron frenar la ofensiva de las "Manadas de lobos" o submarinos alemanes. El primero de ellos fue el AUDACITY, de 5.537 toneladas, resultado de transformar un mercante alemán capturado al que se instaló una cubierta de vuelo de madera para operar con 6 aviones. Los norteamericanos construyeron decenas de portaaviones de escolta y portaaviones ligeros para operar con las Task Forces navales. El primero de ellos fue el LONG ISLAND, también resultante de la transformación de un mercante. A partir de entonces construyeron series de naves con características más militares.

La clase norteamericana CASABLANCA (50 unidades) de 1943 fue una de las más características. 10.400 ton. 19 nudos. Eslora 156,1 m. Manga 19,9 m. calado 6,5 m. 1-127 mm. 16-40 mm. 25-20 mm. 1 catapulta y 28 aviones. 860 hombres.

n_pe_liscomebay_01.jpg (24898 bytes)

El LISCOME BAY con su pequeña cubierta de vuelo atestada de aviones.

 

Los británicos construyeron durante la guerra dos grandes portaaviones de escuadra que no llegaron a tiempo para combatir. Aún en grada sufrieron diversas modificaciones que los convirtieron en unidades distintas. Fueron los ARK ROYAL e EAGLE (ex-Audacious). El EAGLE fue botado en 1946. 43.000 ton. 31,5 nudos. Eslora 245 m. Manga 34,4 m. Calado 10,1 m. Cubierta de vuelo 243,8x 34,1 m. 16-114 mm. 61-40 mm. 2 catapultas y 100 aviones. Blindaje vertical 114 mm. y horizontal 102 mm. 2.750 hombres.

n_p_audacious_01.jpg (17816 bytes)

El EAGLE tras la modernización de 1964.

 

La clase CLEMENCEAU francesa (2 unidades de 1957) la formaron buenos ejemplos de portaaviones ligeros que proporcionaron a la marina francesa un notable poder táctico en el Mediterráneo. 27.037 ton. 32 nudos. Eslora 264 m. Manga 31,72 m. Calado 7,5 m. Cubierta de vuelo 257x51,2 m. 8-100 mm. 1 catapulta y 40 aviones más 2 helicópteros o bien sólo 40 helicópteros. 1.300 hombres.

n_p_clemenceau_01.jpg (26084 bytes)

El CLEMENCEAU.

 

Las 2 unidades soviéticas clase MOSKVA de 1966 representaron la respuesta soviética a las ideas desarrolladas por Italia con sus cruceros clase ANDREA DORIA. Evidentemente, las naves soviéticas eran mucho mayores y estaban mucho más armadas (lo que no quiere decir que fueran mejores). En realidad eran cruceros lanzamisiles con la popa destinada a las operaciones aéreas. Tenían un interesante diseño y eran muy versátiles. 14.500 ton. 30 nudos. Eslora 190,5 m. Manga 34 m. Calado 7,6 m. 2Lmd SA-N-3. 1 LMd SUW-N-1. 4-57 mm. 2 Lc RBU-6000. 14 helicópteros. 800 hombres.

n_cph_moskva_01.jpg (20306 bytes)

El MOSKVA.

 

El crucero portahelicópteros italiano VITTORIO VENETO (1 unidad) de 1967, fue la lógica superación de los ANDREA DORIA. Un crucero mayor con superior capacidad aeronáutica. Esta magnífica nave fue durante años el referente occidental del moderno crucero portahelicópteros. 8.240 ton. 32 nudos. Eslora 179,6 m. Manga 19,4 m. Calado 5,3 m. 1 LM Aster. 4 LM OTOMAT. 4-76 mm. 6-40 mm. 6 tlt-324 mm. 9 helicópteros. 565 hombres.

n_cph_vittorioveneto_01.jpg (11967 bytes)

El VITTORIO VENETO.

 

Las 4 naves soviéticas de la clase KIEV de 1972 fueron objeto de gran estudio en su momento por las potencias de la Alianza Atlántica debido a su inusitado poder concentrado. Estas naves aunaban toda la capacidad de un crucero lanzamisiles con la de un portaaeronaves en la clásica concentración (casi ya saturación) de armamento que caracterizó a las naves de la extinta Unión Soviética. 32.000 ton. 32 nudos. Eslora 275 m. Manga 48 m. Calado 10 m. 4 LMd SS-N-12. 2 LMd SA-N-3. 2 LMd SA-N-4. 1 Lc SUW-N-1. 4-76. 8-30. 10-533 mm. 2 Lc RBU-6000. 13 aviones VSTOL y 17 helicópteros. 1.200 hombres.

n_p_kiev_01.jpg (13748 bytes)

El poderoso KIEV, un crucero lanzamisiles con una cubierta de vuelo adosada.

 

Los portaaviones británicos clase INVINCIBLE (4 unidades) de 1977 fueron un gran logro de la ROYAL NAVY al conseguir una magnífica nave con un desplazamiento limitado. Concebidos como portaaviones antisubmarinos, su arma principal la formarían los aviones VSTOL de despegue vertical Harrier. Esta nave incorporaba muchos avances técnicos, siendo el más espectacular la rampa "sky jump", una rampa que coronaba la proa de la cubierta de vuelo y que permitía a los aviones despegar economizando combustible. 16.000 ton. 28 nudos. Eslora 206,6 m. Manga 27,5 m. Calado 7,3 m. 1 LMd Sea Dart, 2 CIWS de 20 mm. 5 aviones VSTOL y 9 helicópteros. 1.318 hombres.

n_p_invincible_01.jpg (18581 bytes)

El INVINCIBLE.

 

Italia, tan proclive a las soluciones de este tipo aplicadas en cruceros y destructores, no se ha quedado atrás. Su GIUSEPPE GARIBALDI de 1983 es un magnífico ejemplo de portaaeronaves antisubmarino que gracias a los Harrier puede operar también con aviones VSTOL. 10.100 ton. 29,5 nudos. Eslora 180,2 m. Manga 30,4 m. Calado 6,7 m. 4 LMs Otomat Mk-2 Teseo. 2 LM Albatros. 6-40 mm sistema dardo. 6 tlt-324 mm. 18 helicópteros. 825 hombres.

n_p_giuseppegaribaldi_01.jpg (15369 bytes)

La fina línea marinera del GIUSEPPE GARIBALDI.

 

España contaba desde los años 70 con un portahelicópteros cedido por la US Navy, el DÉDALO, ex USS CABOT, un portaaviones ligero de la clase INDEPENDENCE que participó en la II GM en la campaña del Pacífico. La Armada española lo adquirió para tener capacidad aeronaval hasta desarrollar un portaaviones propio, ya que la idea era construir uno en España. la necesidad de España de poseer un arma aeronaval eficaz llevó a comprar aviones británicos Harrier de despegue vertical para que operaran desde el DÉDALO, con lo que nuestro país fue el primero que utilizó estos aviones en portaaeronaves, logro que pronto sería imitado por la propia Gran Bretaña e incluso por EEUU. Pero el DÉDALO era demasiado viejo y se quedaba pequeño y España necesitaba otra nave que lo reemplazara. Hasta el momento sólo EEUU, Gran Bretaña, Rusia y Francia habían construido portaaviones en sus astilleros y España tenía que ingresar en ese exclusivo club en el que también entraría pronto Italia. No era tarea fácil y muchos dijeron que España, a pesar de ser la octava potencia económica mundial, no tenía suficiente capacidad para afrontar un reto así.

Se equivocaron...

Nuestro formidable PRÍNCIPE DE ASTURIAS (el orgullo aquí me embarga, de verdad) de 1982 es el mejor portaaviones ligero que actualmente navega por los mares del mundo. Y no lo digo yo, lo dicen los datos de las maniobras OTAN, que son los que ponen a cada nave en su sitio. Este portaaviones está basado en un proyecto norteamericano de "Control ship" desechado finalmente por la marina de los EEUU y que fue adquirido por la Armada española. La docena y media de planos que nos vendieron los norteamericanos fue convertida por los ingenieros españoles en más de 3.000 planos con los que los astilleros públicos españoles Bazán construyeron una nave que consiguió asombrar al mundo por su sencillez y eficacia (nuestra nave posee el grado más alto de este coeficiente fundamental). Eso es realmente lo que diferencia a nuestra nave de las demás: que siendo más pequeña, más barata y más sencilla de mantener es más operativa: por ejemplo, el PRÍNCIPE DE ASTURIAS es más pequeño y más ligero que los INVINCIBLE, pero sin embargo puede llevar más aeronaves (la capacidad máxima de los británicos es de 20 aeronaves y la del nuestro de 37). La rampa "sky jump" de la nave española fue desde el proyecto mucho más pronunciada que la de los INVINCIBLE (12º la española frente a 7º la británica), lo que sumado al novedoso diseño de la proa significa que puede ser utilizada incluso en condiciones de mar adversa que impide a los demás portaaviones operar. Esto último se ha puesto de manifiesto en las maniobras en las que ha intervenido. El PRÍNCIPE DE ASTURIAS es capaz de lanzar a sus Harrier en despegue horizontal cuando los demás portaaviones no pueden operar.

Recientemente los astilleros Bazán han construido una versión reducida para la Armada thailandesa, con lo que España se ha convertido en la primera nación que ha construido un portaaviones de encargo para otra. Actualmente se estudian distintos desarrollos de este tipo. 14.300 ton. 26 nudos. Eslora 191,1 m. Manga 24,4 m. Calado 6,6 m. 4 montajes multitubo Meroka de 20 mm de diseño y fabricación españoles. Normalmente su línea de vuelo se compone de 8 aviones VSTOLHarrier y 14 helicópteros, aunque puede llevar un máximo de 37 aparatos. 791 hombres.

n_p_ppasturias_01.jpg (16642 bytes)              n_p_ppasturias_02.jpg (11344 bytes)

Nuestra magnífica nave PRÍNCIPE DE ASTURIAS. Con ella, España ha vuelto a auparse en los puestos de cabeza de las marinas del mundo.

ÍNDICE