ACERO Y VAPOR

 

MI ACORAZADO

ARES 1
ENERO 1984

El día 1 de enero de 1984 comencé a construir un acorazado a escala 1:114 (a mí es que me gustan las maquetas grandes...) La escala la elegí porque era la de los hombrecitos de Ibertren serie N que, convenientemente pintados, tripularían la nave. Con los cartones de las tapas de enciclopedias que venden en los kioskos construí el casco y las superestructuras las hice en cartulina. A pesar de muchos defectos y errores de construcción, la maqueta, que medía 1,60 m de longitud, era preciosa (al menos para mí, claro). Llamé al acorazado ARES, nombre del dios de la guerra griego, el Marte de los romanos.



El ARES 1 con su aspecto definitivo, aunque el esquema de pintura cambió varias veces. En esta maqueta utilicé todo lo que tenía a mano: piezas de EXÍN Castillos, accesorios de GEYPERMAN, palillos de mesa, alfileres, hilo de coser, lápices, rotuladores, clavijas de televisión, cuchillas de afeitar, tapones... incluso dos balas de Mauser Coruña, de cuando mi padre hizo la Mili, para reproducir los torpedos. Los aviones eran maquetas a escala 1:144 convertidos en hidroaviones gracias a unas pinzas de la ropa.


El ARES 1 con su último esquema de pintura. Colgada del techo una nave estelar, también hecha de cartón, basada (que no igual) en la querida Galáctica.

Los años no pasan en balde y los conocimientos que tenía de naves de guerra aumentaban, por lo que los errores del diseño se hacían más patentes. Y además, al no haber tratado convenientemente el cartón, el casco se había deformado y se estaba deshaciendo. Si te fijas en la tercera fotografía, verás que la proa estaba caída y que el palo mayor se tambaleaba, por lo que en el verano del año 2000 decidí construir un nuevo ARES.

 ARES 2
AGOSTO 2000


La maqueta del ARES 2 mide 170 cm. de largo y representa un acorazado de la II GM. Ninguno en concreto, simplemente me he inventado uno, aunque respetando escrupulosamente todos los distintos componentes reales tales como el armamento de la época, etc. El modelo, a escala 1:144, está realizado con una base de cartón duro. Tenía que corregir los errores cometidos en el ARES 1, por lo que el cartón que forma el casco se soporta en una serie de listones de madera que dan la necesaria firmeza estructural. Además, toda la superficie interior ha sido reforzada y tratada convenientemente con varias manos generosas de cola blanca para plastificarla y protegerla del paso del tiempo, la humedad, etc. Del ARES 1 aproveché las catapultas y la grúa, las balsas Carley, las banderas y el palo mayor. Todo lo demás, o sea, el 99,5% restante, lo tuve que construir.


Las torres de artillería son de cartulina normal.
Los cañones, tanto los principales como los secundarios son de tubo de plástico, y los cañones de 40 mm y las ametralladoras de 20 mm son de varilla de plástico de distinto grosor. Las superestructuras tienen una base de cartón pluma con laterales de cartulina. Los aviones son maquetas 1:144 de SBD Dauntless norteamericanos a los que he añadido flotadores para convertirlos en hidroaviones. Las catapultas sobre las que están instalados están construidas con lápices normales, palillos e hilo y la grúa la fabriqué con un bolígrafo "Bic" y varillas de plástico. Las lanchas salvavidas, las anclas, los marinos, las hélices y los reflectores los compré en una tienda de modelismo y los cables y antenas están hechos de cuerda especial de modelismo naval pintada en color acero. Para unir las más de 1.000 piezas de la maqueta utilicé cola blanca para madera, cola de contacto y cianocrilato (Superglue). La pintura es la excelente acrílica de Vallejo que en superficies tan grandes es donde demuestra sus grandes propiedades. Sobre una base de gris medio en la obra muerta (parte del casco que sobresale del agua) y rojo vivo en la obra viva (parte del casco que queda sumergida) apliqué el esquema de camuflaje, lavados de negro y finalmente pincel seco de ocre para simular el óxido del casco. Las superestructuras tienen la pintura base con un ligero lavado en negro y la cubierta está pintada con una base de pintura grumosa (de esas que se utilizan para pintar verjas), una capa de azul marino, un lavado en negro y pincel seco en gris.


La nave, vista de proa y popa. No es fácil dar al carton y la madera formas marineras en este tamaño, pero el resultado no quedó del todo mal.

¿Tiempo? Lo construí en 3 meses. Todo un récord. Pero aún faltaban los centenares de pequeños retoques de siempre que se eternizaron durante años y años...

PRIMERA MODIFICACIÓN
AGOSTO 2001

          De hecho cuando lo finalicé (más o menos), me di cuenta de un error de diseño: las torres de la artillería principal estaban sobrediomensionadas... eran demasiado grandes. Así que durante el verano me dediqué a construir nuevas torres... y de paso remodelar las superestructuras con nuevas direcciones de tiro y lo más difícil: hacerle a la nave la obra viva, que es la parte del casco, casi siempre pintada de color rojo, que queda por debajo de la línea de flotación.

 
Aquí estoy yo, en enero del año 2.002, con mi nuevo acorazado remodelado.

Una vez así "finalizado" los errores de diseño fueron haciéndose patentes y la mejor manera es solucionarlos igual que en los buques de verdad: remodelando y volviendo a remodelar. El casco, que era lo más difícil, me había quedado bien, por lo que las sucesivas remodelaciones se centraron en la superestructura.

SEGUNDA MODIFICACIÓN
MARZO 2011


Al construir la superestructura en un bloque único que se puede sacar, sólo con levantarlo, del casco la tarea es mucho más sencilla. La nueva superestructura la construí también con cartón pluma y cartulina de carpetillas de oficina, que es muy sencilla de manejar por su tamaño.

A la izquierda la nueva superestructura con la mano de pintura base. A la derecha con la pintura definitiva y los complementos colocados. Se observan en los extremos los grandes cilindros de los puentes de mando acorazados de proa (izquierda) y popa (derecha), diseñados para soportar impactos directos de proyectiles pesados. La idea de la chimenea única me la dio mi buen amigo José Manuel Rodríguez Gómez "Eborense", quien me ayudó con el diseño soportando mis innumerables crónicas y relatos de cómo se estaba gestando esta nueva remodelación. Es muy importante destacar que las superestructuras se optimizaron para ofrecer el mayor campo de tiro al armamento antiaéreo, lo que supuso meses de cálculos y pruebas. Como puede observarse, tanto los cañones de 130 mm como los de 40 mm tienen un campo de tiro priramidal muy despejado, no sólo en los laterales, sino en los extremos también.

Tras el puente de mando acorazado de proa se halla el puente del almirante, un homenaje al precioso diseño del Bismarck. Obsérvese lo que antes comentaba sobre el campo de tiro despejado para las armas antiaéreas.

TERCERA MODIFICACIÓN
OCTUBRE 2012

La construcción de la nueva superestructura había exigido un diseño perfectamente adecuado al problema del armamento antiaéreo. Sin embargo no terminaba de convencerme la solución tan espartana que le di al puente de mando. Un problema que en los acorazados norteamericanos nunca llegó a solucionarse y que exigió en las clases South Dakota e Iowa la construcción de unos puentes de mando en voladizo desde los que se pudiera dirigir la nave cuando no estaba en combate.

La visita que hice a Londres en en invierno de 2011 me llevó a visitar el HMS Belfast, un crucero ligero británico conservado como museo flotante... y ahí me llegó la inspiración. El esquema de camuflaje está basado en los Dazzle Paints utilizados en la I Guerra Mundial.


.

Vista del combés de la nave donde se aprecia el armamento, principal y secundario y la superestructura. La superestructura forma un bloque compacto con el nuevo puente de proa, la chimenea y el puente de popa. Cuanto más corta es la superestructura más cerca pueden situarse las torres principales de proa y popa y mejor se puede proteger todo el conjunto. A menos espacio que proteger menos peso..

El nuevo puente de mando de navegación con el puente descubierto encima, con el puente de mando acorazado justo debajo de ambos y el puente del almirante detrás.

.

.

.

La disposición del armamento secundario es típicamente norteamericana, con cinco torres dobles de 130 mm por banda, las dos interiores sobreelevadas. Arriba pueden verse 3 de los 19 montajes antiaéreos de 40 mm.

A la derecha la dirección de tiro principal con el telémetro y el radar de tiro acoplado encima. En la plataforma se observa a los serviolas, o vigías, con los grandes prismáticos de 200 mm.

Las instalaciones aeronáuticas consisten en un hangar con ascensor, dos catapultas y una grua para servir a los cuatro hidroaviones de a bordo.

La zona de popa, con el grupo propulsor de la nave: las cuatro hélices y los dos timones de tipo compensado.


  

Características técnicas:

Desplazamiento: 55.200 toneladas estándar. 61.500 toneladas a plena carga.

Potencia: 175.000 HP. Velocidad: 29 nudos.

Medidas: Eslora 253 m. Manga 35,73 m. Calado 12,40 m.

Protección: Vertical máxima 320 mm. Horizontal máxima 130 mm. Armamento principal máxima 415 mm.

Armamento: 9-460 mm. 20-130 mm. 76-40 mm. 24-20 mm. 4 hidroaviones. 2 catapultas.

Dotación: 2.650 hombres.

Esquema transversal de la protección de la nave. Las partes en rojo son las blindadas y los números indican el espesor del blindaje en cada zona.

 


Esquema transversal de la protección de la nave. Para una completa explicación de este sistema de protección ver el capítulo EL BLINDAJE DE LOS ACORAZADOS.

 

Si quieres ver todas mis maquetas visita mi web:

 

ÍNDICE