..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

¿CÓMO ERA LA CIUDAD DE ROMA HACE 2.000 AÑOS?

 

En el Museo de la Civilización Romana (en la moderna zona EUR de Roma), se exponen dos enormes maquetas: una es la famosa maqueta que muestra Roma tal y como era en la época de Constantino, a principios del siglo IV d.C. y otra es la que muestra Roma a principios de la República, a principios del siglo VI a.C.

leg_mon_maqueta_arcaica_01.jpg (61298 bytes)

Apenas unas colinas habitadas, rodeadas de terraplenes de tierra como única defensa, con edificios de ladrillo y madera y un único puente, de troncos. ¡Quién viendo esta pequeña ciudad en al año 500 a.C. hubiera sido capaz de decir que sus habitantes conquistarían el mundo conocido, creando una cultura que es la base del mundo civilizado!

 

La Roma de César había crecido mucho respecto a esa Roma arcaica. Pero aún era bien distinta de esa Roma monumental que estamos acostumbrados a ver en mapas y maquetas. Recordemos que su sucesor, Augusto, dijo poco antes de morir: "Encontré una ciudad de ladrillos y dejo una ciudad de mármol". Si comparamos la ciudad en su máximo esplendor arquitectónico, a principios del siglo IV d.C. veremos lo mucho que dista de la vieja ciudad en la que nació César.

La Roma de César era una ciudad estancada. Su urbanismo era muy deficiente (por no decir nulo) ya que se alzaba sobre siete colinas y el modelo urbanístico griego no podía ser aplicado en una ciudad de cuestas arriba y cuestas abajo, creada a base de un crecimiento desordenado y anárquico sin ninguna planificación. En los barrios populares, la gente se apiñaba en callejuelas estrechas flanqueadas por edificios de seis o más pisos llamados insulas. Los que podías permitírselo, vivían en los barrios residenciales como el Palatino, en cómodas casas de una planta con jardines. Roma se articulaba en torno al Foro. Un espacio público que era el centro de la vida romana y en el que se concentraban sin aparente orden la mayoría de los edificios públicos de la ciudad.

El Foro de Roma era el corazón y el cerebro de la Urbe, allí se reunía el Senado, se votaba en los comicios, se veían las causas judiciales, se hacían los negocios y se publicitaban los aspirantes a cualquier cargo público. Pero el Foro de los tiempos de César no era, ni mucho menos ese Foro grandioso que se iría formando a través de los siglos sucesivos.

mon_foro_100.jpg (31346 bytes)

El Capitolio y el Foro Romano en la época del nacimiento de Julio César por Peter Connolly (Ed. Greenhill books). A la izquierda se encuentra la colina del Capitolio, la ciudadela fortificada de Roma con el gran templo de Iupiter Optimus Maximus, el padre de los dioses romanos. Un poco más a la derecha está la colina del Arx, también fortificada. Se distinguen perfectamente las murallas que encerraban el pomerium o recinto sagrado de Roma. En la parte inferior derecha está el Foro. El Foro Romano era una plaza pública rectangular alrededor de la cual se levantaron importantes edificios públicos:

mon_foro_102.jpg (52249 bytes)

1-Senado. 2-Foso de los comicios. 3-Oficinas del Senado. 4-Salón de recepciones oficiales. 5-Templo de Concordia. 6- Pórtico de los 12 dioses. 7-Templo de Saturno (sede del Tesoro del Estado). 8-Basílica Opimia Volupia. 9-Basílica Sempronia. 10-Templo de Cástor y Pólux (los dióscuros). 11-Templo de Vesta. 12-Regia (sede del pontífice máximo. 13- Basílica Emilia. En las fachadas que dan al Foro de ambas basílicas se pueden ver los puestos del mercado (Foro significa mercado) donde se vendían mercancías.

Así era el Foro que pisó César cuando de niño escuchaba a los oradores o participaba en las procesiones y festejos.

 

LAS OBRAS DE CÉSAR

En realidad, Roma, siendo ya la capital del mundo conocido, no era una ciudad monumental, ni mucho menos. Roma era una aldea gigantesca con unos cuantos edificios modernos. Nada más. Comparar a Roma con Atenas era comparar a Rabat con Nueva York y César decidió engrandecer su ciudad dotándola de los monumentos y espacios públicos apropiados a su rango de superpotencia mundial. Para ello concibió un grandioso plan de obras públicas en las que gastaría parte de las enormes riquezas acumuladas en sus campañas y que de este modo servirían para convertir a la vieja Roma en la nueva capital del mundo, creando edificios monumentales y planificando un orden urbanístico para seguir en futuras ampliaciones. Su primera gran obra fue la basílica Julia.

La basílica Julia habría de ser la más monumental de todas las basílicas republicanas. Una basílica romana era un gran edificio de negocios donde se cambiaban valores, acciones, etc. Las basílicas tenían planta rectangular con una fachada de arcos y un interior abierto, con filas de grandes columnas que sostenían el techo y dividían las naves.

Así era la gran basílica que César construyó en el Foro para las reuniones comerciales.

leg_triunfo_d_01.jpg (53638 bytes)

En esta magnífica ilustración del maestro Peter Connolly (Ed. Greenhill books) (que representa el Triunfo de Tito), vemos a la derecha la monumental basílica Julia con su fachada de arcos. Al fondo, junto a la Basílica, el arco de Augusto y el templo del Divino Julio, construido por Augusto en el lugar en que el cuerpo de César fue incinerado.

El Foro Romano se había quedado ya muy pequeño como plaza pública y César decidió construir uno nuevo al lado del viejo. El Foro de César era una gran plaza pública rectangular de 160 x 75 metros, cerrada por pórticos sostenidos por una doble columnnata de mármol. Tras los pórticos se abrían locales comerciales de dos pisos. Coronando el foro se alzaba el templo consagrado a Venus Genitrix, la diosa tutelar de la gens Julia, templo que César prometió levantar si conseguía la victoria en Farsalia. En el conjunto se integraba la nueva sede del Senado de Roma, la Curia Iulia.

mon_forocesar_m_01.jpg (26147 bytes)

La parte que he coloreado es la que corresponde al complejo monumental del Foro de César con el templo de Venus Genitrix, inaugurado el 26 de septiembre de 46 a.C., y que era el elemento principal del nuevo foro, foro que, a diferencia del antiguo, está cerrado en sus tres restantes extremos por un pórtico dentro del cual se hallaban las tiendas. En el extremo inferior izquierdo del foro se halla el gran edificio de la Curia Iulia, la nueva sede del Senado que es uno de los edificios de Roma mejor conservados.

El Foro de César fue el modelo a seguir por todos los foros imperiales construidos por sucesivos emperadores. Una gran plaza cerrada con pórticos en tres de sus lados y un gran templo en el cuarto. Las ciudades construidas en las provincias siguieron ese mismo esquema, como por ejemplo Emerita Augusta, nuestra Mérida y todas las demás. El Foro de César es casi insignificante comparado con el gigantesco Foro de Trajano, construido 150 años después, pero en la época de su construcción fue el conjunto monumental más importante de Roma y el modelo a seguir por todos los demás.

 

Tras la muerte de César, Su cadáver fue llevado a una tribuna instalada en un espacio libre del Foro Romano. Allí fue donde Marco Antonio mostró al encolerizado Pueblo Romano las 23 puñaladas con las que los asesinos habían agradecido la piedad de César y el que éste no hubiera tomado ningún tipo de represalias contra sus enemigos tras vencer en la Guerra Civil. Mientras se discutía el lugar donde el cadáver del más grande hombre de la Historia debía ser incinerado, dos antiguos legionarios de César, con sus espadas al cinto y portando antorchas, prendieron fuego a la tribuna donde estaba expuesto el cadáver. Inmediatamente un éxtasis se apoderó de la multitud que comenzó a hacer pedazos los puestos del mercado y las tribunas de los oradores para arrojarlas a la creciente hoguera. Las mujeres arrojaron al fuego sus mantos y joyas, incluso las bulas de sus hijos, los amuletos sagrados de oro, los arrojaron al fuego que llevaba hacia el cielo los restos mortales de Julio César convertidos en una gigantesca llama que era frenéticamente alimentada por el Pueblo Romano. Los músicos arrojaron al fuego sus instrumentos y los costosos vestidos que llevaban, y todo lo que podía arder fue arrojado para alimentar la llama entre gritos de furia y juramentos de venganza de la multitud encolerizada. Los soldados veteranos de César que se hallaban presentes arrojaron al fuego las valiosas condecoraciones que habían sacado de sus arcones... pero conservaron sus espadas.

Toda la noche veló el Pueblo Romano la hoguera de César entre lamentos y gritos de venganza. Una vez se apagaron los últimos rescoldos, la multitud, presa de un odio incontrolable, se dirigió a buscar a los asesinos que habían huido tras cometer el absurdo magnicidio. En su lugar, se conformaron con asaltar sus casas, crucificar en sus puertas y jardines a todos los que encontraron dentro y prenderlas fuego.

 

DESPUÉS DE CÉSAR

El Pueblo Romano proclamó dios a Cayo Julio César. Y en el lugar donde ardió su cuerpo mortal se levantó un templo. El Templo de Divus Iulius. En el lugar exacto en el que su cadáver fue incinerado se construyó un altar circular.

En la ilustración vemos el Templo de Divus Iulius en el Foro Romano. La parte frontal de su podium es distinta de las de los demás templos, ya que hubo que acomodar el altar . Por ello tiene dos escalinatas laterales y en el centro una exedra semicircular que alberga el altar en el lugar exacto en el que el cuerpo ardió.

Cayo Octavio, sobrino nieto de César y su heredero vengó a su tío y restableció la paz en el Imperio, por lo que fue proclamado "Augusto" el año 27 a.C. por el Senado. Augusto fue el primer emperador romano, el hombre que habría de continuar la obra de César en todos los aspectos: incluído el arquitéctónico. Por ello finalizó el Foro de César, construyó en el Foro Romano el templo de Divus Iulius y, emulando a su tío, construyó un nuevo foro: el Foro de Augusto, el tercer foro de Roma en el que dedicó un gran templo a Mars Ultor (Marte Vengador) en recuerdo de su venganza sobre los asesinos de su tío. En tiempos de Augusto el aspecto del centro de Roma, con sus tres foros y nuevos monumentos era ya grandioso como muestra este soberbio trabajo del maestro Connolly:

mon_foro_103.jpg (66756 bytes)

Peter Connolly (Ed. Greenhill books)

A-Tabularium (archivo del Estado edificado por Sila). B-Templo de Concordia. C-Templo de Saturno. D-Basílica Julia. E-Rostra (tribuna pública). F-Templo de Cástor y Pólux. G- Templo de Divus Iulius. H-Templo de Vesta. I-Regia. J-Basílica Emilia. K-Curia Iulia (sede del Senado de Roma). L-Foro de César. M-Templo de Venus Genitrix. N-Foro de Augusto. P-Templo de Mars Ultor.

Sucesivos emperadores construyeron más foros para Roma hasta dar lugar a un complejo monumental sin precedentes, una Roma de mármol, capital del mundo conocido cuyas impresionantes construcciones dejaban boquiabiertos y sobrecogidos a sus millares de visitantes. Tras la construcción del soberbiamente grandioso complejo del Foro de mi compatriota Trajano, construido entre el 107 y el 112 d.C por el genial arquitecto Apolodoro, los foros de Roma ofrecían este impresionante espectáculo:

mon_foro_104.jpg (90193 bytes)

Peter Connolly (Ed. Greenhill books)

1-Foro Romano. 2-Foro de César. 3-Foro de Augusto. 4-Foro Transitorio (de Nerva). 5-Foro de la Paz (de Vespasiano).

6-Foro de Trajano: 6a-Plaza porticada. 6b-Basílica Ulpia. 6c-Columna Trajana. 6d-Templo de Trajano.

 

Y ésta es la famosa maqueta que muestra Roma tal y como era en la época de Constantino, a principios del siglo IV d.C.

leg_mon_maqueta_const_01.jpg (114766 bytes)

Pulsa aquí para ir a: ¿Cómo es la ciudad de Roma hoy?

 

ÍNDICE