..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

¿CÓMO ES LA CIUDAD DE ROMA HOY?

 

Maravillosa. Eso nadie lo pone en duda. A pesar de los expolios, los terremotos y demás catástrofes, Roma hoy está impregnada de su glorioso pasado. Es difícil andar cinco minutos sin encontrarse con los restos monumentales de un pasado que aún sigue vivo gracias a la transmisión de la cultura romana. El principal legado de Roma es nuestra civilización, nuestra lengua, nuestro derecho y tantas otras cosas que nos hacen romanos.

Tenemos una deuda inconmensurable con Roma, y es una deuda reconocida. Pone los pelos de punta ver cada día el altar del templo del Divino Julio cubierto de flores, y es un placer acudir a ese lugar de culto a realizar una ofrenda floral a Julio César en el altar del templo, tal y como se lleva haciendo desde el 15 de marzo del año 44 a.C.

leg_roma_divus_iulius_yo_01.jpg (35404 bytes)

Aquí estoy yo con mis flores el 21 de agosto de 2003, tal y como mandan las buenas tradiciones romanas.

 

Este recorrido visual comprende fotografías que he sacado en Roma en agosto de 2003.

 

ZONA FUERA DE LOS FOROS

leg_roma_coliseo_01.jpg (23714 bytes)           leg_roma_coliseo_02.jpg (23531 bytes)

El sorprendente Anfiteatro Flavio, popularmente conocido como "Coliseo". Comenzado por Vespasiano en 72 d.C y finalizado por su hijo Tito en 79 d.C. Con capacidad para 55.000 espectadores. Un prodigio de la arquitectura.

leg_roma_arc_constant_01.jpg (38526 bytes)

Junto al Coliseo, el Arco de Constantino, levantado en 315 d.C. por el primer emperador cristiano. Frente a él (vallados) los restos de los cimientos de la la monumental fuente conocida como Meta Sudans.

leg_roma_temp_venusyroma_01.jpg (37664 bytes)

Y enfrente, los monumentales restos del Templo de Venus y Roma, edificado por Adriano en 121 d.C. para simbolizar la unión entre Venus, progenitora de la gens Julia y Roma. El mayor templo construido jamás en Roma. Impresionantes los restos del podio en opus caementicium (hormigón) con galerías de descarga para aligerar la masa.

 

FORO ROMANO

leg_roma_arc_tito_01.jpg (38551 bytes)

La Vía Sacra, la impresionante entrada al Foro Romano con el Arco de Tito. Erigido por Domiciano para conmemorar la victoria de su hermano en la guerra contra los Judíos. Pasar por esta verja de entrada es sentir cómo se te pone la carne de gallina.

leg_roma_palatino_01.jpg (44211 bytes)

Los monumentales restos de la Domus Augustana construida por Domiciano en el Palatino.

leg_roma_temp_antonino_01.jpg (27374 bytes)

El Templo de Antonino Pío y Faustina en el Foro Romano. Construido en 141 d.C. y con su pórtico excelentemente conservado.

leg_roma_temp_dioscuros_01.jpg (36495 bytes)

El Templo de los Dióscuros (Cástor y Pólux) en el Foro Romano, inaugurado en 484 a.C. y restaurado por Tiberio a comienzos del siglo I d.C. Detrás, los impresionantes restos de la Domus Tiberiana en el Palatino.

leg_roma_temp_vesta_01.jpg (25696 bytes)

El Templo de Vesta en el Foro Romano. El templo más importante de Roma, desde el punto de vista religioso, el que guardaba el fuego sagrado. Es redondo, con la forma primitiva de la cabaña, el primer hogar que tuvieron los romanos. Los actuales restos son de la época de Septimio severo.

leg_roma_divus_iulius_01.jpg (39573 bytes)

El podio del Templo de Divus Iulius o del Divino Julio, Julio César deificado, en el Foro Romano. Inaugurado por Augusto en el año 29 a.C. para honrar la memoria de César convertido en dios.

leg_roma_divus_iulius_ara_01.jpg (42113 bytes)

El altar del mismo templo, que señala el lugar exacto en el que el cuerpo de Julio César fue incinerado la noche del 15 de marzo de 44 a.C. Siempre cubierto de ramos de flores que los visitantes depositan como ofrenda al creador del Imperio Romano.

leg_roma_curiajulia_01.jpg (21055 bytes)

La Curia Julia, el edificio que César construyó para albergar las reuniones del Senado, es el edificio mejor conservado del Foro Romano. Frente a él se encuentra el Lapis Niger, la famosa zona de pavimento negro con el santuario de Rómulo debajo, donde se encontró el cipo con la inscripción latina más antigua (primera mitad del siglo VI a.C.)

leg_roma_curiajulia_02.jpg (35185 bytes)

El interior de la Curia Julia, se ven claramente las tres gradas o escalones donde se ubicaban los senadores y el podium central reservado al emperador.

leg_roma_arc_septsevero_01.jpg (38216 bytes)

El Arco de Septimio Severo en el Foro Romano, erigido en 203 d.C. Detrás, a la izquierda, el Tabulario de Sila, construido por el dictador Lucio Cornelio como sede del archivo público de Roma.

leg_roma_tabularium_01.jpg (42283 bytes)

Detrás de dicho arco se encuentran los restos del Tabulario de Sila (al fondo, aquí se ven dos de sus arcos), delante de él las tres columnas del Templo de Vespasiano, entre ambos estaba el Templo de la Concordia, construido en 367 a.C. por Marco Furio Camilo y restaurado por Tiberio. A la izquierda, el monumental pórtico hexástilo del Templo de Saturno, en cuyo podium se guardaba el Tesoro de Roma. Tras el templo, a su derecha, se ve parte del Pórtico de los Doce Dioses, un pórtico de origen antiquísimo, que en su actual forma es del año 367 d.C. Bajo los restos de los templos aparece el muro de ladrillo rojo de los Rostra, la gran tribuna desde donde los oradores se dirigían al Pueblo Romano, adornada con los arietes de las naves de guerra capturadas en la batalla de Anzio, en 338 a.C. a las naves de la Liga Latina.

leg_roma_basjulia_01.jpg (59047 bytes)

En el centro podemos contemplar las colosales ruinas de la Basílica Julia, construida por Julio César a partir del año 54 a.C. Podemos observar la planta completa con las basas de las enormes columnas centrales que sostenían las cinco naves del edificio y las escaleras de acceso. Fue restaurada por Diocleciano. Tras la basílica, se ha desenterrado una casa que perteneció a Escipión el Africano. Junto al Arco de Septimio Severo, a la izquierda, podemos ver las tres columnas del Templo de los Dióscuros, más a la derecha de éstas la Columna de Focas, erigida en 608 d.C y último monumento que se levantó en el Foro Romano. Justo debajo de esta columna está el Mundus y a la derecha del todo el Templo de Saturno. Ésta es una magnífica zona de sombra para descansar y aprovechar el agua fresquísima de la fuente situada justo encima de la figura que aparece con camisa roja, abajo en el centro de la fotografía.

leg_roma_tullianum_01.jpg (47124 bytes)

El famoso Tullianum, la lóbrega celda destinada a los condenados a pena capital en la que aguardaron la muerte, entre otros, los reyes Jugurta y Vercingetórix, los acusados de participar en la Conjuración de Catilina o San Pedro y San Pablo, como líderes de la "conjura cristiana" que el tarado Nerón se inventó.

 

FOROS IMPERIALES

leg_roma_forojulio_01.jpg (23922 bytes)

El Foro de Julio César. Las tres columnas corintias pertenecen al Templo de Venus Genetrix (prometido por César en la víspera de la batalla de Farsalia) que fue consagrado el 26 de septiembre de 46 a.C. Era el elemento principal del nuevo foro, que, a diferencia del Foro Romano, está cerrado en sus tres restantes extremos por un pórtico dentro del cual se hallaban las tiendas o tabernae.

leg_roma_forojulio_02.jpg (43073 bytes)

Las tiendas o tabernae que se abren detrás de los pórticos del foro cuyas columnas vemos alzadas. En primer plano los restos del podio del templo.

     leg_roma_forojulio_03.jpg (36692 bytes)

A la derecha del templo, los restos de la Basílica Argentaria, la sede de las asociaciones financieras romanas.

leg_roma_forojulio_04.jpg (47072 bytes)

El frontal del podio.

leg_roma_foroaugusto_01.jpg (44527 bytes)

El Foro de Augusto, inaugurado en 2 a.C. para conmemorar la venganza sobre los asesinos de Julio César. El Templo de Mars Ultor (Marte Vengador) aparece en el centro. En él se guardaba la espada de César.

leg_roma_foronerva_01.jpg (32809 bytes)

El Foro de Nerva o Foro Transitorio. Inaugurado en 97 d.C.

leg_roma_forotrajano_01.jpg (33244 bytes)

La Basílica Ulpia, que formaba parte del grandioso conjunto del Foro de Trajano. Construido entre el 107 y 113 d.C. por el genial arquitecto Apolodoro de Damasco por encargo del emperador Trajano.

leg_roma_mercadostrajano_01.jpg (43994 bytes)

Los formidables Mercados de Trajano. El primer centro comercial de la Historia, con 150 tiendas o tabernae dispuestas en cinco niveles e inaugurados en 108 d.C. Son verdaderamente impresionantes.

leg_roma_columnatrajana_01.jpg (14006 bytes)           leg_roma_columnamaurelio_01.jpg (12692 bytes)

A la izquierda la Columna de Trajano (en agosto de 2003 se estaba limpiando su base, por eso aparecen los andamios), erigida entre 107 y 1134 d.C. A la derecha la Columna de Marco Aurelio, erigida entre 180 y 196 d.C. Los fustes de ambas miden 100 pies romanos (30 metros).

 

¿QUIÉN DESTRUYÓ LA ROMA ANTIGUA?

Durante siglos nos han contado que los culpables de la destrucción de los monumentos de Roma fueron "los bárbaros".

No es cierto.

Los bárbaros saquearon Roma, pero no la destruyeron. Los edificios fueron saqueados pero permanecieron en pie. El último monumento levantado en el Foro Romano fue la Columna de Focas, erigida en 608 d.C. después, el Foro quedó abandonado. Sufrió terremotos y el paso de los años y acabó convertido en un vertedero en el que se acumularon metros de tierra. Lo llamaban el "campo de las vacas" porque allí pastaba el ganado, pero los edificios se conservaron. Durante la Edad Media, se arrancó la decoración exterior de muchos monumentos para decorar casas particulares, pero los monumentos permanecieron en pie.

Fue la construcción de la Basílica de San Pedro la que selló el destino de los edificios de la Roma antigua. La necesidad de materiales hizo que los monumentos fueran demolidos para aprovechar los materiales. Julio II instaló hornos en el Foro Romano para convertir las columnas de mármol en cal, a pesar de las enérgicas protestas de Rafael Sanzio y Miguel Ángel. Y los monumentos fueron desmantelados uno por uno. El Templo del Divino César, que se conservaba bastante bien, fue demolido casi por completo, incluso arrancaron la mitad oriental del podio para que sirviera para relleno de los cimientos de San Pedro. En las columnas del Templo de Antonino y Faustina pueden verse claramente las incisiones que se hicieron para asegurar las cuerdas con las que pretendieron derribar las columnas, que afortunadamente, resistieron la agresión. Miles de toneladas de mármol fueron convertidas en cal, utilizadas para adornar nuevos edificios o simplemente como relleno. La mitad del Coliseo y todo el Circo Máximo siguieron esta triste suerte. Monumentos como la Cárcel Mamertina con el Tullianum o la Curia Julia se salvaron al ser convertidos en iglesias, circunstancia que acabó salvando el Templo de Antonino y Faustina, pero todos ellos fueron expoliados, arrancándoles sus forros de mármol y travertino, estatuas y otras decoraciones. El Arco de Constantino se salvó porque fue el primer emperador cristiano, y como pensaron que el de Septimio Severo era también suyo, también éste se salvó. El Arco de Tito se salvó porque era utilizado como puerta, aunque arrancaron sus laterales, hoy magníficamente reconstruidos. Las distintas termas y todo el Palatino fue arrasado en esta ola de destrucción de la que años más tarde, los herederos de los responsables, avergonzados, culparon a "los bárbaros".

Si Papas como Julio II o el famoso Barberini están considerados en Roma como auténticos depredadores y su nombre provoca escalofríos en los arqueólogos, otros Papas como Benedicto XIV, que en 1744 consagró el Coliseo para frenar su destrucción, consiguieron salvar lo que quedaba para que genios de la arqueología como Fiorelli o Lanciani pudieran recuperarlos.

Pero las depredaciones no habían terminado, desgraciadamente. El autotitulado "duce" Benito, a mayor gloria "imperial", destruyó en los años treinta del siglo XX los restos de la Meta Sudans, la preciosa fuente junto al Coliseo y arrasó lo que quedaba del pedestal del Coloso de Nerón "porque estorbaban". No contento con esta barbaridad, perpetró otra aún peor: construyó su Vía de los Foros Imperiales ¡por encima de los Foros!, destruyendo parte de los Foros de César, Nerva, Augusto y Trajano.

En el verano de 1999 comenzaron las excavaciones para unir los Foros de César y Nerva, pero hasta que no se excave esa maldita Vía de los Foros no tendremos todo el conjunto del Foro Romano y los Foros Imperiales descubierto y a salvo en lo que es la zona arqueológica más importante del mundo.

 

CONSEJOS PARA VISITAR ROMA

MAPAS Y GUÍAS. Lo mejor es acudir a la oficina de turismo italiana más cercana. En Madrid está en la Plaza de España, en el edificio de la Telefónica, en estas oficinas te darán información escrita y gratuita sobre los museos, horarios, recomendaciones, etc. Pide también un mapa de la ciudad, que te será utilísimo para moverte por ella. Hay que comprar al menos una buena guía de bolsillo para llevarla en la mochila y saber qué se está viendo en todo momento. Las guías de los periódicos suelen ser muy malas. Yo recomiendo la Guía Verde Michelín sobre Roma como la mejor que he visto.

VISITAS CONCERTADAS Y "GUÍAS". Todo viaje tiene su encanto. Oír a un "guía" explicar a unos turistas "de lata" que Marcelo era hijo de Julio César, que el templo de Hércules Olivario es el de Vesta o que las cabañas del Palatino son de la era Glacial hay que tomárselo con humor porque en Italia, aunque parezca incomprensible, lanzar a uno de estos sacamantecas de cabeza al Tíber, es delito. Se aprenden cuatro páginas de tebeo de memoria y mezclan a Augusto con Vespasiano. En la zona del Foro Romano hay unos cuantos tipos que por un "módico precio" se ofrecen a "explicar" las cosas. Ni caso. En la visitas en autocar, lo mejor es ponerse los cascos y escuchar música para evitar escuchar las tonterías que te cuentan.

PRECIOS Y MONEDA. La moneda oficial de Italia es el Euro, que es la moneda de la Unión Europea y cuya equivalencia es más o menos la de un Dólar USA. Recomiendo llevar monedas, euros y céntimos y billetes pequeños de 5, 10 y 20 euros. Roma es una ciudad de precios comparables a los de Madrid. De hecho, a mí los carretes de fotos me han costado en una tienda de la avenida Cavour junto al Coliseo, más baratos que en unos grandes almacenes de Madrid. Pero siempre es aconsejable comparar precios el menos en dos sitios distintos, suele haber diferencias.

HOTELES. La mayor concentración de hoteles se halla en los alrededores de la Stazione Termini, al lado de los restos de los muros Servianos y las termas de Diocleciano en las que se halla el Museo Nazionale Romano. Es una zona muy bien comunicada, con numerosos restaurantes. De la Piazza dei Cinquecento arranca la Via Cavour que en diez minutos andando nos lleva al Coliseo y los Foros. La Fontana di Trevi está también a unos quince minutos andando.

DESPLAZAMIENTOS. Utilizar el metro y el autobús es lo más cómodo para desplazarse. En los estancos y quioskos de prensa venden unos billetes que permiten viajar todo el día en ambos medios de transporte.

RESTAURANTES. En Roma se come bien, pero hay que huir de los "restaurantes para turistas" a los que los "guías-sacamentecas" llevan a los incautos. Lo mejor es reservar un hotel con sólo alojamiento + desayuno y hacer la comida y la cena por nuestra cuenta. Desayunar fuerte para acumular energías es muy importante. En la zona de la Stazione Termini hay buenos restaurantes de comida casera. Lo mejor es callejear, ver varios, comparar precios y, sobre todo, procurar ver los platos. ¡Huid de los platos grandes con poca comida! La pasta siempre está rica de cualquier manera y regada con un vino Lambrusco frío, mejor. El servicio suele ser eficiente y profesional. Los helados son buenísimos, sin duda los mejores del mundo y merece la pena probar todos los sabores. Las zonas turísticas son las más caras, por ejemplo, frente al Pantheon de Agripa una cerveza en una terraza cuesta 6 euros, pero un par de calles más allá los precios vuelven a ser normales.

CLIMA. Roma tiene clima mediterráneo, el mar está a pocos kilómetros y hay humedad. Es conveniente llevar una mochila con una botella de agua porque en verano se suda por litros a pleno sol. ¡No olvidarse calzado muy cómodo y una gorra! Hay bastantes fuentes de agua fresca donde ir rellenando la botella (detrás de los Rostra está la fuente con el agua más fría que he probado en mi vida) y muchos puestos ambulantes donde comprar agua helada a 2 Euros medio litro, pero si te metes por cualquier callejuela tienes tiendas donde comprar 1 litro por 1,5 Euros.

POR LA NOCHE. Lo mejor es empezar la primera noche con la famosa excursión "Roma nocturna". Una auténtica delicia ver Roma iluminada: Coliseo, Foro Romano, Foros Imperiales, Foro Boario, Palatino, Circo Máximo, Piazza Navona, Fontana di Trevi, Piazza di Spagna, Vaticano, etc. Cuesta 35 Euros sin cena, ya que es mejor cenar por nuestra cuenta. Después, la zona de la Piazza Navona es la mejor para tomarse unas copas tranquilamente.

DE TIENDAS. La mejor zona para ir de tiendas es la que rodea la espectacular y bellísima Fontana di Trevi, en la vías delle Muratte y la De Lavatore hay tiendas donde se puede comprar de todo, desde un busto de mármol de Julio César hasta un bolígrafo de travertino o un reloj de cristal de Murano, ropa, zapatos, joyas y todo tipo de regalos. Todo a buen precio, y en agosto hay unas rebajas de hasta el 70% en muchas tiendas de ropa. Merece la pena darse un paseo por esa zona. ¡Pero cuidado con otras zonas de tiendas! en la Via della Conciliazione (la que lleva al Vaticano) hay tiendas donde venden ¡a 205 euros! el gladius republicano que yo ofrezco en la tienda de historialago.com a la mitad puesto a domicilio. Si queréis comprar regalos dentro de los Museos Vaticanos hacedlo sin miedo, los artículos allí están bastante más baratos que en las tiendas de fuera. Los alrededores del Vaticano es la zona más cara de toda Roma.

LIBROS Y PÓSTERS. En todas partes venden esos curiosos cuadernos con láminas transparentes que muestran el ayer y el hoy de los monumentos. Hay unos pequeños en español que llevan un CD-DVD, muy interesantes. Dentro de la Stazione Termini hay una enorme librería de dos pisos donde tienen casi todo, pero para comprar libros especializados recomiendo la librería del Museo Nazionale Romano, detrás de la Piazza dei Cinquecento, justo enfrente de Termini. Tienen unos libros temáticos de la Soprintendenza Archeologica di Roma, editados por Electa maravillosos: el Foro Romano, el Palatino, el Coliseo, etc. Los mejores que conozco, con dibujos excelentes, buenísimas fotografías y un texto cuidadísimo. En los puestos de las calles venden los famosos pósters de las maquetas que aparecen en el capítulo sobre cómo era Roma hace 2.000 años y merece la pena llevarse los dos de recuerdo. En esos puestos hay centenares de láminas y grabados también.

FOTOGRAFÍA. No recomiendo comprar carretes de fotos en los puestos al aire libre donde venden de todo, ya que los carretes están al sol y además pueden estar caducados. Lo mejor es llevárselos, y si hay que comprar alguno, hacerlo en una tienda. Para fotografiar Roma los carretes "tipo 100" son los más apropiados, ya que es una ciudad muy luminosa.

ROBOS. Los robos a turistas descuidados son frecuentes. Este verano hemos visto bandas organizadas de ciudadanos de la Europa del Este desvalijar autobuses enteros. Para prevenir estos "inconvenientes", en zonas de riesgo o aglomeraciones como el metro o el autobús hay que llevar siempre la cámara y la mochila bien sujeta contra el pecho, nunca colgadas a la espalda. Nunca llevar el dinero o tarjetas en bolsillos traseros, sino en los delanteros, y si es posible, llevar un pantalón con cremalleras en los bolsillos.

ÍNDICE