..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

CENTURIONES

 

Los centuriones eran la pieza más importante del engranaje de mando de la legión. En cada legión servían 60 centuriones que mandaban cada una de las 60 centurias. Los centuriones tenían una jerarquía de mando o escalafón muy estricta: El principal de ellos era el centurión primus pilus, o centurión jefe de la legión que era el centurión de la primera centuria del primer manípulo de la primera cohorte. El segundo más importante era el centurión de la segunda centuria del primer manípulo y así sucesivamente. Para ser centurión primus pilus era necesario llegar a ser centurión de la Primera Cohorte de la legión, lo que ya era un ascenso de categoría.

¿Cuál era el sistema de ascensos? Hay dos hipótesis:

1- Que los centuriones de las cohortes 2ª a la 9ª eran jerárquicamente iguales y que por ello sólo accedían a la 1ª cohorte los elegidos especialmente para el ascenso.

2- Que cada cohorte tenía su propio rango, siendo la 1ª cohorte la principal (que lo era en cualquier caso), la 9ª sería la última en rango, por lo que los centuriones recién nombrados se encuadrarían en esta cohorte subiendo puestos cohorte a cohorte hasta la 1ª. Así, el centurión de menor categoría era el centurión de la segunda centuria del tercer manípulo de la décima cohorte, que era el último que había ascendido a centurión. Para que éste último llegara a primus pilus tendría que ascender paso a paso subiendo cada uno de los sesenta puestos del escalafón, esperando que uno de ellos muriera o se licenciara para que el escalafón corriera un puesto.

Sin embargo, en tiempo de guerra, el ascenso no se realizaba siempre por antigüedad. En las campañas de César muchos legionarios consiguieron ascender a centuriones por méritos de guerra.

Cada cohorte tenía 6 centuriones jerarquizados según su antigüedad, asistidos cada uno de ellos por un suboficial u optio, además, cada manípulo tenía un portaestandarte o signifer y un corneta o cornicem para transmitir las órdenes. El centurión más antiguo de la cohorte era el que la mandaba. Existía también el praefectus castrorum o prefecto de campamento que tomaba el mando de la legión en ausencia del legado y era un centurión que había sido primus pilus.

 1- Centurión completamente armado y listo para el combate protegiéndose con su escudo. El equipo del centurión era el mismo que el del legionario y sólo se distinguía en estos detalles: llevaba la espada en el costado izquierdo (en el lado contrario que el legionario), un gran penacho transversal en el yelmo para hacerle perfectamente visible, grebas o espinilleras de metal y un sarmiento de vid como bastón, que era su distintivo tradicional. Además, solía llevar la camisa de cuero con las faldillas o pteriges, como los oficiales superiores.

2- Centurión mostrando su sarmiento de vid, las grebas metálicas protegiendo sus piernas y la capa roja de oficial. Aquí todos llevan pteriges de color cuero, pero se sabe que podían ser también blancos o rojos.

3- Centurión mostrando orgulloso sus condecoraciones al valor. Se trata de un juego de phalerae y torques de plata que van sujetos a unas correas de cuero encima de su cota de malla. Puesto que no conocemos cuál era el color de los penachos o si éstos tenían un color específico, aquí cada centurión lo lleva de uno distinto. Suponemos que serían o rojos o blancos o negros, ya que estos colores son los más llamativos y los penachos se llevaban para que cualquier legionario supiera en todo momento dónde se hallaba su centurión.

4- Desde Caracas, Venezuela, nuestro amigo Freddy Querales nos ha enviado esta fotografía de su reconstrucción del centurión Marcus Antonius Gracus, de la legión XIII Gémina.

         

5- Centurión romano según un modelo construido por mí. La figura mide 29 cm. de altura y representa a un centurión de la Legión X durante el asedio de Alesia, en al año 52 aC.

6- Centurión romano construido por mí. Representa a Cayo Crastino, el héroe de Farsalia.

Pulsa en el enlace para ver casi todas Mis Maquetas Romanas.

 

ÍNDICE