..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

LOS "COMENTARIOS" DE JULIO CÉSAR

 

César no sólo ha pasado a la historia de la Literatura por ser el inventor del libro encuadernado (un invento meramente práctico ya que para una persona que se movía tanto era más cómodo llevar consigo libros que rollos. Estos libros los dictaba y ordenaba transcribirlos en páginas sueltas que luego se cosían para formar un volumen. Así enviaba César sus informes al Senado. Pero aparte de este curioso invento César habría de pasar a la historia de la Literatura por una obra capital.

 

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur.

La Galia en su totalidad se divide en tres partes. Una que ocupan los aquitanos, otra los belgas y la tercera, la que habitan los que en su lengua se llaman celtas y en la nuestra galos.

 

De esta forma comienza César sus "Comentarios de la Guerra de las Galias", la obra cumbre de la literatura latina en la que César se comenta a sí mismo, a su persona, a sus acciones, a su obra. La "pesadilla" de los alumnos de latín de todo el mundo y la maravilla de los historiadores de la Edad Antigua.

 

LOS "COMENTARIOS" COMO OBRA LITERARIA

Los Comentarios de César son la obra cumbre de la literatura latina, tanto por el estilo de su inigualable prosa como por la composición textual es una obra única. ya los autores clásicos como Cicerón, Suetonio, Plutarco, etc, etc, etc consideraron esta obra como una cumbre inigualable, imposible de superar en estilo o forma.

Por primera vez una obra romana adopta un sentido de Historia Universal, aquel estilo iniciado por Herodoto y que tuvo en Polibio su más refinado continuador. Con César el la lengua latina se pone al servicio del hecho histórico y no al revés por vez primera en la literatura romana. Su refinada educación retórica (no olvidemos que César tuvo como maestro a Milón de Rodas, el mejor retórico de su tiempo) y literaria quedan bien patentes en las páginas de su obra.

Su estilo es revolucionario. César no escribe en primera persona, como corresponde a alguien que narra lo que le sucede a él mismo, sino en tercera persona, manteniendo así una distancia que crea una complicidad entre el autor y el lector. Así escribe: "César, observando todo aquello..." aunque sea el mismo César el que escriba y el que haya observado lo que describe, pero él mantiene esa distancia que considera necesaria. César no necesita gritar "¡Yo estaba allí y lo vi todo!". No. César se narra a sí mismo con la misma elegancia que presidió su vida.

Para la redacción definitiva de los Comentarios soy de la opinión de que César utilizó una serie de anotaciones tomadas en una especie de diario de guerra que denominaré "Fuente C". Así, los Comentarios son una redacción definitiva de una serie de anotaciones dictadas en la mayoría de los casos (es fácil imaginarlo) a pie de campo, lo que da a la obra una agilidad sin precedentes. Además, César incluye frecuentemente observaciones de sus oficiales, por lo que los Comentarios son un auténtico "diario de estado mayor".

 

LOS "COMENTARIOS" COMO OBRA HISTÓRICA

La importancia histórica de los Comentarios es enorme. En ellos se nos narra de primera mano la conquista romana de las Galias y la Guerra Civil, hechos determinantes en la constitución del Imperio Romano tras la muerte de César

Algunos contemporáneos criticaron el estilo descriptivo de la obra, estilo que hoy la enriquece aún más, ya que no sólo nos narra las acciones romanas, sino que también nos narra las de sus enemigos, con sus costumbres, orígenes, leyendas y hasta anécdotas que aportan a la obra un significado muy especial. Realmente es el cuadro descriptivo más completo que tenemos de su mundo, tanto del romano como del de sus enemigos galos, britanos, germanos, egipcios, etc. En este aspecto, los Comentarios son la obra cumbre de la historiografía romana.

 

¿SON OBJETIVOS LOS "COMENTARIOS"?

Pues no.

Por supuesto que no, no puede ser "objetiva" porque la "objetividad" no existe.

Querido lector: ¿Qué es la "objetividad"? ¿Alguien la ha visto alguna vez?. Yo no, desde luego. Una persona puede razonar de manera más o menos ajustada a la realidad, pero razonar de manera "objetiva" lo podrá hacer, quizás, una máquina. Desde luego un ser humano no.

Todos tenemos nuestra propia opinión de cada acontecimiento. Todos los historiadores que dan la suya sobre un tema particular se consideran a sí mismos "objetivos". Pero entonces resulta que hay centenares de "objetividades" distintas porque cada cual tiene la suya. Lo verdaderamente importante es poder estudiar todas esas opiniones y quedarnos cada uno con la que más nos guste. Quizás no sea "objetivo", pero al menos es lógico.

Julio César escribió "su historia", que es lo que hacemos todos los historiadores, desde los más modestos hasta los más grandes. ¿Significa eso que mintió o que falseó la realidad?. En absoluto, él dejó constancia de cuál era su punto de vista. Ese punto de vista sobre los acontecimientos que él mismo protagonizó como motor de la Historia a muchos nos parece el más acertado y a otros no, pero la grandeza de la historiografía es precisamente ésa. la libertad para quedarse cada uno con la opinión que más le guste.

Sobre la Guerra de las Galias la discusión se centra en la legitimidad de tal guerra. El punto de vista de César es que o detenía a los helvecios y germanos en las Galias o se presentarían en Roma, lo cual es evidente. La intervención romana en las Galias obedece según César a la pasividad de los galos respecto a la amenaza germana, amenaza que era una auténtica espada de Damocles para Roma desde la invasión de los cimbrios y teutones. Si los galos no eran capaces de mantener a los germanos más allá del Rin entonces debían ser los romanos los que lo hicieran. Para César la seguridad de Roma era el factor primordial, ya que la amenaza germana no era precisamente para tomársela a la ligera.

Sobre la Guerra Civil César ofrece su versión de los hechos añadiendo la versión de sus adversarios. César es parte del conflicto y pone especial cuidado en explicar los motivos que le llevaron a cruzar el Rubicón. Motivos que se explican en esta página web y que, a mi entender, justifican sobradamente la actuación de César. Puesto que el gobierno de Roma tomaba medidas abiertamente ilegales para favorecer a la casta dirigente optimate, César no iba a permanecer cruzado de brazos.

 

OTROS AUTORES

El prólogo del libro VIII de los Comentarios de la Guerra de las Galias es obra de Aulo Hircio, que fue legatus (comandante de legión) de confianza de César, de hecho fue cónsul tras su asesinato. En el prólogo del libro, dedicado al gaditano Balbo, Hircio dice que "ha añadido partes que faltaban" a este libro VIII y pide que no se compare su estilo literario con el de César. Durante siglos se pensó que Hircio fue el autor de todo el libro VIII, pero hoy existen fundadas dudas sobre ello. Si no existiera ese prólogo nadie dudaría que el mismo César lo escribió, ya que ni su estilo ni su forma difieren de los restantes. Probablemente lo que hizo Hircio fue agrupar escritos sueltos de César dándoles cuerpo.

Los Comentarios de las guerras de Alejandría, África e Hispania no son obra de César y probablemente fueran redactados por oficiales cesaristas que pretendieron dar continuidad a los Comentarios de César apoyándose en la Fuente C como referencia. De hecho, la sensación que nos dan los Comentarios es que están todos incompletos. Nos falta la parte fundamental que enlaza el libro VIII de los Comentarios de la Guerra de las Galias con el libro I de los Comentarios de la Guerra Civil, parte que o bien nunca llegó a ser redactada (cosa que yo dudo), o bien se ha perdido o bien fue "suprimida" en otros tiempos.

 

OTRAS OBRAS DE JULIO CÉSAR

César fue un prolífico escritor, escribió novelas, poemas, libros de viajes y hasta un tratado sobre el azar en el juego de dados. Sin embargo todas estas obras fueron prohibidas por su sucesor Octavio que ordenó que fueran retiradas de las bibliotecas y suprimidas. ¿Por qué hizo Augusto esto?. Por razones políticas. Augusto creó una "literatura oficial" basada en la Eneida de Virgilio en la que se proclamaba el origen divino de la gens Julia. César lo decía a todo el que le escuchaba, pero lo que para César era un motivo de orgullo personal, para Augusto se convirtió en la justificación de su poder. Por eso, al deificar a César, Augusto se estaba deificando él mismo y no podía consentir que el divino César estuviera en las bibliotecas explicando cómo se debe girar la muñeca para tirar los dados. La eliminación de sus obras nos privó de conocer mejor a un César que se nos revelaría como un hombre en toda su medida, la medida del más grande los hombres.

 

 

He incluido la versión original en latín de los Comentarios por ser un documento capital. No puedo incluir una versión en español puesto que cada una tiene sus derechos, bien de sus autores o bien de sus editoriales correspondientes. Lo mejor para conocerlos es adquirir las obras, disponibles con facilidad.

ÍNDICE