..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

EL EJÉRCITO DE LA MONARQUÍA

 

Según la tradición Roma fue fundada el año 753 a.C. En esa época, la zona italiana donde se alzaban las chozas de piedra, adobe y madera de la colonia del Palatino (lo que años después sería Roma) estaba dominada por la llamada cultura de Villanova. Probablemente esta cultura dominante tuviera su origen en las migraciones de los Pueblos del Mar (ver el especial sobre la Guerra de Troya) que a finales del siglo XIII a.C. desbarataron todo el mapa mediterráneo.

ad_mon_romulo_01.jpg (51131 bytes)

Este es el aspecto de los guerreros de la cultura de Villanova en el siglo VIII. La ilustración es del maestro Peter Connolly (Ed. Greenhill books) y se basa en las armaduras descubiertas en las tumbas excavadas. Básicamente su armamento era de bronce con algunos elementos de hierro como las puntas de las lanzas o dagas. Rómulo, o los hombres que inspiraron su leyenda se armaron de esta manera. Estos guerreros combatían a pie organizados en una especie de falange.

El auge de la cultura etrusca permitió a este pueblo, cuyos origenes se pierden en la noche de los tiempos, dominar todo el norte de Italia. Las pequeñas aldeas situadas en las colinas romanas cayeron también bajo su dominio y un gobernador etrusco las unificó en una sola ciudad fundando una dinastía real etrusca cuyo primer rey fue Tarquinio Prisco y que dominó Roma imponiendo el modelo etrusco militar.

ad_mon_hoplita_01.jpg (41873 bytes)

El ejército etrusco se organizaba desde el siglo VII a.C. como una falange griega, con idénticas tácticas y armamento. Cada ciudad etrusca tenía su propio ejército. El pilar de la falange era el hoplita o infante, llamado así por su escudo (hoplon) que aparece en la fotografía de arriba. El hoplita se armaba con un yelmo, coraza y grebas de bronce y lanza y espada de hierro. El segundo rey etrusco, Servio Tulio, dividió al pueblo romano en seis clases atendiendo a su riqueza: la primera clase, la más rica, se integró en 80 centurias formadas por etruscos en su mayor parte, todos armados al estilo hoplita. Las segunda, tercera y cuarta clases se agrupaban en 20 centurias y estaba formada por lanceros armados todos con escudos y lanzas y, atendiendo, a su riqueza, con yelmos y espadas. La quinta clase se agrupaba en 30 centurias de honderos. La sexta clase, formada por menesterosos, no realizaba tareas militares. En este ejército, cada hombre se armaba según el equipo que pudiera comprar, al agruparlos en clases, cada una de sus líneas era homogénea al estar formada únicamente por soldados equipados de igual forma. Este ejército se complementaba con dos centurias de trompeteros (fundamentales para transmitir órdenes en la batalla) y otras dos de armeros e ingenieros. El ejército se dividía en dos bloques según la edad: los más jóvenes salían en campaña y los mayores servían en tareas de defensa de la ciudad.

ÍNDICE