..LAS LEGIONES DE JULIO CÉSAR

 

¿POR QUÉ CAYÓ ROMA?

LAS CAUSAS POLÍTICAS

 

La caída del Imperio Romano es una de las cuestiones más debatidas y estudiadas de la Historia y está considerada por algunos como "el mayor enigma de todos".

Nada más peliculero y alejado de la realidad. Las causas de la caída de Roma son conocidas de sobra, como lo son las de la caída de la URSS, el problema es "adaptarlas a las corrientes historiográficas imperantes", cosa no siempre fácil, por desgracia para los que amamos la Historia y no las interpretaciones seudopolíticas tan de moda.

¿Por qué cayó Roma?

Para mí no es esa la pregunta, porque lo que a mí realmente me maravilla es que tardara tanto en caer. Desde la abdicación de Diocleciano, Roma era un cadáver en descomposición que sólo esperaba ser enterrado. Generalmente se toma como fecha del comienzo de la Edad Media la de la caída del Imperio Romano de Occidente en 476. Pero lo cierto es que la Edad Media ya hacía mucho tiempo que había comenzado, porque hacía ya tiempo que Roma, como potencia integradora de una cultura universal, había dejado de existir. Tras el asesinato de César, la dinastía Julia-Claudia gobernó el poderoso Imperio con Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. La locura de Calígula no tuvo consecuencias, pero la de Nerón provocó una guerra civil ganada por Vespasiano que inauguró la dinastía Flavia en 70 con él mismo y sus hijos Tito, un modelo de soldado y de hombre que asumió el mando en 79 pero murió dos años después y al que sucedió su hermano Domiciano, un canalla sin escrúpulos que fue asesinado por sus propios funcionarios. El Senado nombró entonces emperador al honesto Nerva, que tuvo el buen sentido de elegir al español Trajano para sucederle. Trajano fue el más grande soldado romano tras César y tuvo además el acierto de elegir a Adriano, otro español, para sucederle. Durante los años de Trajano y Adriano el Imperio Romano conoció el cenit de su grandeza. Jamás Roma había sido tan grande y tan poderosa. 50 millones de personas vivían en lo que los ciudadanos romanos creían que era el paraíso. Adriano eligió sucesor a Antonino, otro buen emperador que hizo de la virtud y la honradez su sello personal hasta el punto de pasar a la Historia como Antonino Pio (el piadoso). Antonino eligió a Marco Aurelio, un filósofo español al que Adriano tenía en gran estima y que tuvo la mala suerte de tener que pasar su reinado combatiendo contra los germanos. Marco Aurelio fue el último de los grandes emperadores, un hombre honesto y culto que sólo tuvo un fallo en su vida: tener un hijo como Cómodo.

Cómodo (el de la película "Gladiator"), fue un tirano de la peor catadura y el hombre que inició la repulsiva corrupción moral de los emperadores. El 31 de diciembre de 192 fue asesinado por sus amigos gladiadores, y esta fecha marca el principio del fin de Roma. El Senado eligió a Pertinax, pero la guardia pretoriana le asesinó y desde su cuartel en Roma proclamó que el trono estaba en venta y que lo conseguiría aquel que más dinero les ofreciese. Jamás Roma había visto nada igual. El Senado llamó a un general llamado Septimio Severo que restauró el orden. Por una ironía del destino Septimio Severo era un púnico de origen fenicio, descendiente de los antiguos cartagineses enemigos de aquella Roma que ahora iniciaba su descenso a los infiernos. Septimio reinstauró el servicio militar obligatorio pero excluyó del ejército a los italianos. En 211 murió en Britania mientras guerreaba incansablemente. Su sucesor fue su hijo Caracalla, empeñado en sobrepasar las "hazañas" de Cómodo. El Imperio quedó en manos de sicópatas, corruptos y débiles que malgastaban sus necesarios recursos en intrigas y derroches sin fin. A Caracalla, asesinado por sus legionarios, hartos de sus excentricidades, lo sucedió Heliogábalo, que se creía la reencarnación del dios Sol y que fue degollado. A estos canallas los sucedió un santo: Alejandro Severo, un hombre recto y piadoso que cuando supo que los germanos volvían a amenazar las fronteras les ofreció un tributo para que se retiraran, ya que él no quería la guerra y estaba dispuesto a cualquier concesión para evitarla. Sus soldados, estupefactos, le asesinaron y le honraron con magníficos funerales (lo cortés no quita lo valiente).

La muerte de Alejandro Severo marca el inicio de un periodo de anarquía que duró 50 años en los que se sucedieron los emperadores uno tras otro. Los 50 años de anarquía tuvieron efectos terroríficos para el Imperio. La economía se hundió. Militarmente supuso un caos indescriptible, pero lo más grave es que la sensación de seguridad interna desapareció. Los habitantes del Imperio perdieron para siempre ese orgullo histórico de ser romanos y todo lo que implicaba con ello. La crisis se solucionó, pero los males que engendró no pudieron ser curados y supondrían, a la postre, un cáncer que fue minando el Imperio hasta acabar con él. El hombre que acabó con la anarquía fue el gran Diocleciano, un general dálmata (yugoslavo) que inició rápidamente una serie de reformas encaminadas a frenar la descomposición del Imperio. Diocleciano trasladó la capital del Imperio de Roma a Nicomedia, en Asia menor, con lo que admitía legalmente que la ciudad de Roma ya no servía para nada. Con mano firme restauró el poder imperial en todos los territorios y dictó una serie de medidas con las que pensó frenar la crisis. Diocleciano compartió el poder con otro general: Maximiano, que se instaló en Milán otorgándose ambos el título de "augustos" y eligiendo a dos sucesores a los que llamaron "césares". Los dos augustos se comprometieron a abdicar transcurridos veinte años para dejar paso a los césares. Diocleciano fue el primer gobernante que experimentó un sistema casi socialista al nacionalizar las industrias y planificar la economía centralizándola e instituyendo un patrón oro que habría de seguir utilizándose mil años después. Además, se prohibió el abandono de las tierras por los campesinos, con lo que éstos quedaron "fijados" a ellas eternamente y se crearon gremios artesanales en los que los oficios pasaban de padres a hijos y no podían ser abandonados. El trabajo pasaba a ser así hereditario, con lo que el Imperio se feudalizó, dando comienzo así a la Edad Media 176 años antes de que naciera oficialmente. En 301 se publicó un edicto en el que se regulaban los precios de todas las mercancías, tanto materias primas como manufacturas. Mientras los césares Constancio y Galerio se ocupaban de restablecer las fronteras derrotando a los bárbaros, el Imperio que antes había sido "romano" se encerraba detrás de un muro de acero. Era una solución desesperada, pero era la única que estaba a mano y Diocleciano tuvo el valor de ponerla en práctica. Él era un hombre inteligente y sabía que el Imperio estaba enfermo mortalmente. Las reformas de Diocleciano pusieron parches en un dique que se venía abajo. Fue lo único que podía hacer, pero tales reformas sentenciaron definitivamente la suerte del Imperio. Tras la abdicación de los dos augustos en 305, los dos césares se enzarzaron en una guerra civil (como no podía ser menos) que no contribuyó precisamente a estabilizar la salud del enfermo.

En 312, el general Constantino derrotó a su rival Majencio a las puertas de Roma enarbolando la Cruz cristiana como enseña. Constantino fue el primer emperador cristiano y permaneció en el trono más de 30 años ¡todo un récord!, emprendiendo una serie de reformas que pretendían fortalecer las de Diocleciano, para ello fundó una nueva capital en el Bósforo que dedicó a la Virgen María y que a su muerte sería llamada Constantinopla. Su reinado fue fructífero y consiguió mejorar la vida del enfermo Imperio, pero su testamento dividió el Imperio en cinco partes y otra vez comenzaron las guerras que precipitaron el colapso, el eterno colapso que parecía no acabar. En 378 el emperador Valente fue derrotado en Adrianópolis por los visigodos. Su sucesor Teodosio otorgó a estos bárbaros cristianizados el staus de "federados" y los instaló dentro del Imperio en lugar de expulsarlos. La ruina del Imperio era ya sólo cosa de años y su segundo acto fue la división del Imperio en dos mitades en 395: Occidente y Oriente. Ambas partes tendrían una política exterior conjunta y unirían sus ejércitos en caso de peligro (o al menos eso se decía...) El emperador de Occidente, Honorio, tuvo la suerte de tener como jefe de su ejército a Estilicón, un vándalo cristianizado que le apagó todos los fuegos al canalla de su señor. Estilicón fue el último gran general "romano". Un bárbaro que creía en el Imperio y que luchó por él dándole sus últimas victorias hasta que Honorio, celoso del éxito de su general, ordenó que le despedazaran en una iglesia. En 410, Alarico, jefe de las tribus godas que se paseaban por el Imperio como Pedro por su casa, saqueó Roma. Aquellos germanos, descendientes de los hombres que cinco siglos antes derrotara Cayo Mario...

En esto llegaron las hordas nómadas de los hunos de Atila. A su paso en la Galia salió Teodorico, rey de los godos, los únicos que estaban dispuestos a luchar por el Imperio. Atila fue derrotado pero volvió en 452, esta vez  contra Italia, y sólo la intervención casi divina del Papa León salvó a Roma del saqueo. Atila murió poco después. La situación era ya insostenible y los restos del Imperio fueron repartidos entre los ejércitos bárbaros. España fue para los visigodos, África, Sicilia, Córcega y Cerdeña para los vándalos, burgundios, alamanes y rugios se quedaron con la Galia.

Finalmente, en 476 d.C. el último emperador romano de Occidente, Rómulo Augusto, fue depuesto por su ejército godo al mando de Odoacro, mandado a un exilio dorado con una sustanciosa pensión y las insignias imperiales enviadas a Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente, más conocido como Bizancio que habría de sobrevivir mil años más. Sin derramamiento de sangre, sin violencia, con este acto burocrático dejó el Imperio Romano de Occidente de existir. Rómulo "Augústulo" fue depuesto por su ejército, el ejército "romano", un ejército en el que no había ni un solo romano, ni siquiera un solo italiano, porque todo el ejército, desde el último recluta hasta sus generales, estaba compuesto por mercenarios bárbaros pertenecientes a las tribus bárbaras cristianizadas. Estos hombres no hicieron más que firmar el acta de defunción del cadáver llamado Imperio Romano, y no podemos olvidar que fueron ellos los únicos que defendieron el Imperio contra Atila. Las ideas de hordas bárbaras incendiando el Imperio son exageraciones nacidas en la literatura romántica del siglo XIX.

 

Como vemos, la caída de Roma, más que una caída fue una agonía que duró siglos. La quiebra del sistema político destruyó todo el armazón imperial tan cuidadosamente diseñado por Augusto. La crisis económica llevó a una economía de intercambio donde la moneda no circulaba, la industria se hundió, las ciudades se despoblaron: Roma, que en tiempos de esplendor tenía más de un millón de habitantes no llegaba a los 300.000 al final. La economía se ruralizó y con ello se perdió la cohesión social. La cultura urbana romana desapareció y con ella todo vestigio de unidad. La feudalización de la sociedad entregó a ésta en manos de los señores poderosos que no reconocían otro poder que el que les proporcionaban sus mercenarios. Las sucesivas reformas (que no hicieron más que admitir la quiebra poniendo parches temporales) cubrieron el Imperio con un velo anulando todo resto de la cultura anterior hasta que ésta desapareció por completo, quedando sólo en el nebuloso recuerdo de los campesinos medievales que contemplaban atónitos las impresionantes ruinas de lo que fue Roma y que soñaban con haber vivido en aquella época, sin duda, la más feliz de todas.

ÍNDICE