.

.leg_link_alejandro_redu_01.gif (7843 bytes)

EL EJÉRCITO MACEDONIO

 

La fabulosa máquina que Filipo creó era en el momento de su muerte el mejor ejército que jamás antes había existido en la Historia y lo seguiría siendo hasta las legiones de Julio César. El ejército macedonio era la suma de la genialidad de Pelópidas y Epaminondas y las mejoras que Filipo, uno de los grandes tácticos de la Historia, supo introducir. Cuando se coge una obra genial y se trata de mejorar lo normal es el fracaso, pero Filipo lo consiguió y por ello la Historia le reserva un lugar el el altar de los más grandes junto a Aníbal o Escipión El Africano, sólo un peldaño por debajo de su hijo Alejandro, César y Napoleón.

Siguiendo el hilo de lo creado por Pelópidas y Epaminondas, Filipo alistó un ejército profesional permanente. Nada de levas que llevaban a filas a niños o ancianos: soldados profesionales, que son los que al final decantan las guerras a uno u otro lado. Estos soldados fueron adiestrados en la táctica de la ruptura en profundidad de Epaminondas pero muy perfeccionada por Filipo, quien le añadió varios puntos de su propia cosecha.

La falange griega había posibilitado la victoria en las guerras Médicas y era el referente hasta que los dos generales tebanos se dieron cuenta de algo que había pasado inadvertido hasta entonces: que si en un punto de esa falange se ejercía una presión extraordinaria que cubriera la menor longitud posible toda la formación saltaba por los aires y si además esa ruptura se producía en un ala el desastre era aún mayor ya que eso posibilitaba una maniobra de flanqueo. Filipo ideó un ejército compuesto por una falange de piqueros armados con lanzas de carga o picas de 5,5 a 6,5 metros de longitud llamadas sarissas que ofrecían al enemigo un frente de combate formado por 64 unidades llamadas syntagma de 256 hombres cada una, lo que daba un total de 16.384 hombres formando la nueva falange. El syntagma se ordenaba con 16 filas y 16 líneas, con lo que formaba un cuadrado. Las sarissas de las cinco primeras filas sobresalían de la primera línea tal y como se aprecia en la reconstrucción de Connolly mientras que los demás mantenían en alto las lanzas para frenar los proyectiles arrojados contra la formación de este forma.

leg_cartago_soldadospunic_07.jpg (19938 bytes)

Un syntagma macedonio por Peter Connolly (Ed. Greenhill books).

Al mando de cada syntagma se encontraba un syntagmatarch que se situaba a la derecha. A la izquierda de cada fila se situaba un lochagos que era el jefe de esa fila, con lo que había 16 lochagos. El segundo jefe del syntagma era el ouragoi, que se situaba en la última fila en el extremo opuesto al syntagmartarch, con lo que si la falange tenía que darse la vuelta bastaba que los hombres volvieran sus picas y éste tomaba el mando. Si la falange tenía que avanzar con sólo 8 hombres de fondo en lugar de los 16 había un jefe de media fila llamado hemilochites. Como vemos, todas las posibilidades habían sido cuidadosamente estudiadas y tenían su respuesta. 32 syntagma formaban un ala o keras que era mandada por un kerarca. La falange al completo con sus 64 syntagma estaba al mando de un estratego. Esta formación mantuvo su superioridad táctica mucho después de muertos Filipo y Alejandro, hasta la batalla de Pidna en la que las legiones romanas la destruyeron.

Además de los falangistas había un cuerpo especial más ligero, los hipaspistas, que portaban una lanza de unos dos metros y un equipo similar al de los falangistas aunque más ligero, lo que les daba mayor agilidad táctica. Era un cuerpo de élite de unos 3.000 hombres cuya misión era normalmante proteger el flanco de la falange, unidad mucho más pesada y lenta.

Filipo cuidó no sólo la táctica, sino también todo lo relacionado con la estrategia. Junto al ejército viajaba un nutrido cuerpo de ingenieros, carpinteros y herreros que se ocupaban de las máquinas de asedio. Estas máquinas eran tan similares a las romanas que la información en el capítulo respectivo de "Las legiones de Julio César" sirve perfectamente para este tambien. Además, Filipo creó un cuerpo especial, los bematisti, un grupo de élite adscritos a los exploradores que fueron los precursores de todos los servicios de inteligencia militar. Su misión era mantener al estado mayor del ejército perfectamente al corriente de las fuerzas enemigas, su composición, planes, características geográficas del terreno, cursos de agua, lugares idóneos para marchar, para acampar o para tender una emboscada, etc. Otro grupo se ocupaba del aprovisionamiento, ya que el ejército macedonio era extremadamente móvil y necesitaba una estructura logística verdaderamente impresionante que requería un esfuerzo continuo. Esta máquina de precisión sin parangón en la Historia hasta entonces fue la que Filipo puso en manos de Alejandro y cuyo genio consiguió hacer rendir hasta límites no soñados ni por él mismo.

 

Armamento y equipo

Los falangistas iban armados con la pica o sarissa, un escudo redondo, una espada griega, yelmo y coraza griegos de la época. Muy probablemente sólo los hombres de la primera línea llevasen corazas de bronce mientras que los demás las llevarían de lino. Algunos señalan que los de las últimas filas ni siquiera llevaban coraza, lo que a mí me parece poco probable.

La coraza más usada en este período era la coraza clásica griega de lino. Esta coraza, aparte de ser muy económica, era fácil de transportar ya que se enrrollaba. No proporcionaba la protección de una metálica, pero cualquier soldado podía comprarse una. Con el tiempo se le fueron añadiendo láminas de bronce para proteger el abdomen. Esta coraza permaneció en uso hasta la época cartaginesa, sabemos que los infantes púnicos de Aníbal la usaron aunque la reemplazaron rápidamente por las corazas de malla de hierro capturadas a los romanos. La coraza estaba realizada con capas de lino pegadas hasta adquirir el necesario grosor y tenía dos hombreras y en la parte inferior unas láminas llamadas pteriges para proteger el bajo vientre. En el famoso mosaico de Pompeya que es una copia romana de una pintura griega realizada en la época de Alejandro o poco posterior, se representa al rey macedonio con esta coraza.

leg_alex_hoplita_100.jpg (14904 bytes)

Hoplita clásico griego por Jeff Burn (Ed. Salamander books). Este infante porta la coraza de lino clásica con láminas de bronce añadidas como protección suplementaria para el abdomen.

El escudo macedonio era bastante más ligero que el hoplon de la época clásica ya que las enormes picas se tenían que manejar con ambas manos. Por ello este escudo tenía una correa que pasaba por el cuello del falangista ayudándole así en su manejo y proporcionando apoyo extra para sostener el peso de la pica. El escudo era de madera, ligeramente convexo y podía estar recibierto por una plancha de bronce o por cuero crudo pintado con alguna decoración. Es probable que los falangistas de la primera línea usaran escudos protegidos con placas de bronce. Esta primera línea también es probable que fuera dotada de grebas. En esta época todo el armamento defensivo era, en su gran mayoría de bronce, ya que el hierro se reservaba para las espadas y las puntas de lanzas y flechas. Sólo los que disponían de una buena bolsa de plata podían permitirse el lujo de poseer una armadura competa de hierro.

leg_alex_armas_escudos_100.jpg (39057 bytes)

Escudos macedonios por Peter Connolly (Ed. Greenhill books). (1) y (2) son diseños del frente tanto en bronce dorado como en madera pintada. (3) Representa un famoso relieve de Pérgamo donde aparecen escudos de este período. (6) Sección de un escudo macedonio comparada con (7) que es la sección de un escudo de hoplita o hoplon.

La espada usada por los falangistas era la típica espada de hoplita de la época clásica y también se usaba la espada española llamada "falcata" típica de los iberos. Esta espada que los griegos llamaban kopis fue una de las cosas que más les gustó a los griegos que comerciaban con las costas españolas, aparte de la plata, claro. La "falcata" es una de las espadas más bellas de toda la Historia y su magnetismo no reside tan sólo en su belleza estética o en su mortal eficacia, sino en el secreto de su construcción tan celosamente guardado por los iberos que consistía en un proceso metalúrgico cuyo resultado era un hierro extraordinariamente duro. Los ejemplares construidos en Grecia de esta espada no tienen la calidad de las originarias de España. La tradición de las armas españolas, copiadas por los griegos y después por los romanos (el gladius hispaniensis o espada española), los famosos aceros de Toledo que en la baja Edad Media y la Edad Moderna estaban considerados los mejores del mundo, se basó siempre en la metalurgia. Hoy en día, las industrias españolas proveen al ejército de los Estados Unidos (U.S. Army) de cuchillos, bayonetas, navajas y otros utensilios, continuando una tradición que se remonta a hace más de 2.500 años.

leg_alex_espadahoplita_100.jpg (5849 bytes)      leg_alex_armas_espadas_100.jpg (17923 bytes)

A la izquierda una espada de hoplita y su vaina, todo de hierro, halladas e Campovalano y que se conservan en el Museo de Chieti. A la derecha (1) falcata española, (2) empuñadura de falcata, (3) puñales macedonios, (4) contera o parte posterior de una lanza y (5) punta de sarissa. Las dos ilustraciones por Peter Connolly (Ed. Greenhill books).

leg_alex_espadahoplita_101.jpg (9452 bytes)

Espada de hoplita perteneciente a mi colección personal.

La caballería era una pieza fundamental en el nuevo ejército de Filipo ya que tenía a su cargo dos misiones tácticas fundamentales: la ruptura y el flanqueo del enemigo para lanzarse contra su retaguardia. Sin duda el equipo de la caballería era el que más había evolucionado desde la época clásica, lo que demuestra la creciente importancia de esta arma tan poco utilizada en el mundo heleno hasta entonces. Los jinetes portaban armadura completa: yelmo, coraza, espada y lanza. El yelmo más utilizado por los jinetes era el de tipo boecio que dejaba libres los oídos, la espada era la misma que la utilizada por los infantes y la lanza medía unos dos metros de longitud. La coraza o bien era de lino o de bronce del tipo anatómico griego que seguiría en uso en el Imperio Romano, pero como el jinete necesitaba libertad de movimiento, la zona de las caderas estaba muy ensanchada para permitir al jinete montar cómodamente. Los jinetes macedonios no usaben silla, montaban sobre una manta.

leg_alex_armas_caballeria_100.jpg (37513 bytes)

(1) Jinete boecio del sarcófago de Alejandro. (2) Yelmo boecio. (3) Una variante del mismo. (4) testera de caballo con penacho transversal de plumas del relieve de Pérgamo. (5) Pectoral de caballo en bronce del Museo de Nápoles. (6) Testera de caballo en bronce del Museo de Kalrsruhe. A la derecha una coraza anatómica de bronce de jinete. Peter Connolly (Ed. Greenhill books).

Parte del ejército de Alejandro eran los llamados genéricamente "peltastas" o tropas ligeras. Eran llamados así por su pelta o escudo de mimbre en forma de media luna muy común entonces entre estas tropas. Había peltastas lanceros, honderos, arqueros, etc. y su misión era tomar contacto con el enemigo antes de que lo hiciera la falange para hostigarle, misiones de flanqueo y persecución del enemigo en fuga.

leg_alex_peltasta_100.jpg (33287 bytes)

Peltastas griegos por Peter Connolly (Ed. Greenhill books).

leg_alex_alejandro_mosaico_100.jpg (39653 bytes)

Fotografía del mosaico de Pompeya que se cree representa la batalla de Isos: Alejandro Magno cabalga a lomos de Bucéfalo tratando de capturar a Darío. El Magno viste una rica y decorada coraza de lino con láminas de hierro en el abdómen y pteriges que protegen sus hombros y bajo vientre, las hombreras tienen dibujos geométricos y están fileteadas por bandas de color púrpura. La espada es de tipo clásico con empuñadura de marfil y en su mano derecha empuña la lanza de caballería. No lleva casco a diferencia de los jinetes que le siguen, pero ello es debido a un convencionalismo artísitico, ya que era comun representar a los caudillos con la cabeza descubierta para que se les viera bien. Bucéfalo lleva los arneses exactos de la época (el pintor que hizo la obra original sabía exactamente lo que estaba pintando), una testera de bronce dorado o posiblemente oro y una piel de leopardo sobre la que monta Alejandro.

leg_alex_alejandro_mosaico_101.jpg (39911 bytes)

El mosaico completo. Una maravilla artísitica que es una auténtica "fotografía" de hace más de 2.300 años. Si el mosaico tiene tan magnífica calidad y tan tremendo grado de realismo ¿cómo sería la pintura original? Verdaderamente impresionante.

ÍNDICE Alejandro